La ultima guerra romántica

Realmente, la Guerra Civil española ha sido el conflicto bélico -junto con la II Guerra Mundial- que más libros ha generado. Asimismo, este enfrentamiento fratricida ha contado con más filmaciones que cualquier otro hecho histórico contemporáneo. Acaso porque fue la última guerra romántica.

De ahí que esté justificado el nuevo ciclo de EL OJO COJO, con clásicos como The Spanish Earth (1937) o la réplica franquista Morir en España (1965), pues es una muestra de la actualidad del tema. Además, retratos de la posguerra como Surcos (1951), del falangista hedillista José Antonio Nieves Conde, son un reflejo de las secuelas que nuestro conflicto bélico dejó en los españoles. Y películas más recientes, como 30 años de oscuridad y Las olas (2011), junto a los documentales Almas sin fronteras (2006), Celuloide colectivo (2009) -en el que intervine-, Tinta negra y Sueños colectivos (también del año 2011) confirman el interés que todavía persiste en el mundo cinematográfico y de allende las fronteras.

Estamos, por tanto, ante una recuperación de la MEMORIA DEL SILENCIO, que ofrecerá luces nuevas a las generaciones de espectadores que nacieron mucho después de 1936. Un público que no puede olvidar la guerra que dividió no sólo a España sino al mundo en dos grandes bloques. El cine es un testimonio de ello.

J. M. Caparrós Lera, catedrático de Historia Contemporánea y Cine, Universidad de Barcelona

Translate »
Redimensionar imagen